10/10/2011

Organizaciones Sociales
Posiciones de ONGs dedicadas al tema de medioambiente y cuales son las bases y planteos de cada una de ellas.

Organizaciones Sociales

Los que luchan por otro mundo y los que luchan por la ampliación del negocio

 

Todas las actividades vinculadas a la defensa del ambiente, desde las resistencias a las empresas contaminantes hasta las cumbres internacionales por el clima o por la tierra nos permiten ver el comportamiento de las diferentes organizaciones sociales frente a las estrategias planteadas por el capitalismo verde.
La ausencia del estado como agente de desarrollo y como regulador frente a los intereses de las empresas hace surgir organizaciones de distinto tipo, desde las que se organizan para defenderse del avance de transnacionales sobre su territorio destruyendo y contaminando el ambiente hasta las que operan al servicio de esas empresas.

 

Las organizaciones sociales que luchan por un cambio real
La contracara del capitalismo verde

En abril de 2010 más de 35 mil personas q acudieron a la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra (CMPCC). La tercera parte llego de 142 países en cinco continentes. La mayoría de los participantes fueron movimientos sociales, campesinos, indígenas, organizaciones de mujeres, ambientalistas, pescadores. También acudieron representantes de gobierno de 47 naciones, así como académicos, intelectuales, activistas, artistas, músicos.

Durante la misma se cuestionózº que tanto corporaciones como la gran mayoría de los gobiernos y de la comunidad científico-tecnológica se hayan lanzado a la búsqueda de ‘soluciones tecnológicas’ y de mercado para los problemas que surgen como consecuencia del cambio climático.


Los problemas no son, en esencia, ni tecnológicos o de mercado sino del carácter destructivo que tienen el desarrollo, el progreso y el crecimiento ilimitado en este mundo extremadamente desigual.
Por este motivo, la lucha contra el cambio climático (“cambiemos el sistema, no el clima”) debe combatir al mismo tiempo esta concepción limitada y corporativa de lo que está en juego.
No se puede esperar que esa misma ciencia/tecnología, esos mismos patrones de conocimiento dominantes, esos mismos sistemas de mercado causantes de la crisis actual nos puedan ofrecer alguna alternativa significativa.
Se definió al capitalismo como la principal causa del cambio climático y la destrucción medioambiental.. El capitalismo sustenta un sistema de crecimiento ilimitado. No existe tal cosa como un capitalismo de Estado estable o un capitalismo con crecimiento negativo. Un crecimiento ilimitado no es posible dentro de un planeta de recursos limitados.
“ El sistema capitalista nos ha impuesto una lógica de Progreso y crecimiento ilimitado. Este régimen de producción y consumo, se guía por la búsqueda de la maximización de la ganancia, obviando por completo las implicaciones de un patrón de crecimiento sin fin en un planeta finito. Este patrón civilizatorio ha separado al ser humano de la naturaleza, estableciendo una lógica de dominación sobre ésta, conduciendo a la destrucción de la misma.
Este modelo de desarrollo capitalista ha creado sociedades y formas de vida incompatibles con la naturaleza. La Madre Tierra es asumida como una fuente de materias primas y los seres humanos como medios de producción y consumidores. Para este sistema, la lógica de la vida es la competencia y la sed de ganancia sin límites. El sistema capitalista convierte todo en mercancía: el agua, la tierra, el genoma humano, las culturas ancestrales, la biodiversidad, la justicia, la ética, la muerte y la vida misma; negando el carácter sagrado de la naturaleza, todo debe ser extraído, transformado y consumido. Con ello se rompe la relación espiritual de los pueblos con la Madre Tierra.
Hoy en día el propio "cambio climático" se ha convertido en un negocio para el sistema capitalista; los gobiernos de los países llamados “desarrollados”, están promoviendo las reformas “verdes” del sistema. Estos mecanismos de innovación tecnológica están dirigidos a la creación de nuevas fuentes de inversión y de negocio, bajo el pretexto de que será la tecnología la que permitirá resolver el cambio climático, cuando lo que hacen es agudizar los problemas que confrontamos. Estas soluciones falsas, como los llamados mecanismos de desarrollo limpio (MDL), dejan la responsabilidad del cuidado del planeta a los países del Sur global, sin asumir verdaderamente su responsabilidad.
El patrón corporativo de producción, distribución, despilfarro y consumo de alimentos, todo el régimen de la agronegocios (fabricas de animales, monocultivos, transgénicos, nanotecnologías, agrotóxicos, agrocombustibles, etc.), no sólo están destruyendo la producción sostenible de alimento, la producción campesina y la soberanía alimentaria. Constituyen igualmente una de las causas fundamentales del proceso de destrucción de la naturaleza (emanaciones de CO2, metano, deforestación, contaminación de las tierras, sobre utilización y contaminación de las aguas). 

 

El resultado del trabajo de esos dias fue el Acuerdo de los Pueblos como alternativa al llamado Acuerdo de Copenhague surgido en la cumbre del 2009 y duramente cuestionado por las organizaciones que se dieron cita en esa oportunidad y realizaron marchas multitudinarias contra lo que se estaba gestando
En la cumbre de Cochabamba, se aprobaron iniciativas entre las que podemos destacar:

  1.  Realizar un referendo mundial contra los países industrializados responsables de la contaminación mundial.
  2.  Constitución de un Tribunal Internacional que pueda sancionar los delitos ambientales.
  3.  Conformaciones de redes y asociaciones que fortalezcan el tejido organizativo en los 5 continentes para combatir la depredación ambiental.
  4.  Impulsar planes e iniciativas formativas, que superen la tradicional educación ambiental, vinculando sus contenidos y metodología con el cambio del sistema capitalista.


Entre las propuestas elaboradas en Cochabamba llevadas a la cumbre de Cancún del 2010 y que no fueron consideradas figuran las siguientes :
 

• Limitar el incremento de la temperatura a 1 C.• Reducción de emisiones en más de un 50 % para el 2017• Derechos de la madre tierra• Pleno respeto a los derechos humanos y a los derechos de los pueblos indígenas y migrantes climáticos • Constitución de un Tribunal Internacional de Justicia Climática• No creación de nuevos mercados de carbono • 6 % del PIB de los países desarrollados para financiar las acciones de Cambio Climático en los países en vías de desarrollo• Levantamiento de las barreras de propiedad intelectual para facilitar la transferencia de tecnología • No mercantilización de los bosques

 

Las ONGs ambientalistas al servicio del capitalismo verde

En los primeros días de la COP16 la secretaria de la Convención sobre Cambio Climático Christiana Figueres propuso desarrollar nuevos instrumentos del denominado “mercado de carbono”, entre ellos el mecanismo de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD)

El negocio de los REDD consiste en la libre compra y venta de “derechos de emisión” en la timba bursátil, y que sólo beneficia a las corporaciones que más bosques destruyen, al tiempo que alienta la expropiación de territorios a pueblos.

Algunas organizaciones medioambientales se han subordinado al grupo de países industrializados que está jugando con el futuro del planeta.

Sucede que en los últimos 10 años fundaciones internacionales a través del financiamiento han penetrado en movimientos alternativos de agua, rurales, ecologistas, de derechos humanos, banca ética, etc. Esto se ha realizado en el marco de una alianza entre algunas ONGs y multinacionales para salvar el capitalismo, lo que ha sido denominado “las incestuosas relaciones de las ONG y las transnacionales”

 

Las actividades de organizaciones de la sociedad civil como agentes de mercado.

Algunas organizaciones de la sociedad civil en representación de intereses de las corporaciones transnacionales, propician escenarios de legitimidad y confianza en procura de evitar las resistencias por parte de las comunidades locales para promover la conservación y adaptación de ecosistemas como un negocio verde que pueda garantizar la acumulación del capital.

Con su actuación se persigue llenar ese vacío de confianza en las acciones enmarcadas en las políticas de cambio climático.

Estas organizaciones han ganado capacidad para acercarse de manera más directa a las comunidades en un ejercicio de cooptación y debilitamiento de los procesos de resistencia local.

Uno de sus recursos es proveer elementos de carácter técnicos y científico que legitiman las acciones de empresas, como los estudios de impacto ambiental, el desarrollo del componente ambiental de proyectos, certifi cados verdes, certificados de calidad, reconocimientos a la responsabilidad social empresarial, entre otros.

Las organizaciones ambientalistas de mercado y los REDD

Desde hace varios años, los REDD (Programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación evitada de bosques) son promocionados activamente ONGs del ambientalismo internacional, como por ejemplo Conservation International (CI), The Nature Conservancy (TNC), Worldwide Fund for Nature (WWF) y Wildlife Conservation Society (WCS).

En Estados Unidos lideran la cruzada del capitalismo verde la National Wildlife Federation, Sierra Club, Natural Resources Defense Council y Wildlife Conservation Society, entre otras

 

En Colombia organizaciones de la sociedad civil y de cooperación, incluidas Fundación Natura, WWF y Usaid, constituyeron la Mesa REDD, que busca:
promover el desarrollo de estrategias, políticas, planes y proyectos REDD en Colombia consistentes con los derechos de los pueblos indígenas, afrocolombianos y comunidades locales,la equidad de la generación y distribución de los beneficios y el manejo sostenible de los bosques”

Estas organizaciones consideran las plantaciones forestales, los agrocombustibles y REDD como opciones de mitigación al cambio climático y el aval de la aplicación de mecanismos asociados a la captura o almacenamiento de carbono.

En el documento de la Mesa REDD se señala la necesidad de armonizar los marcos normativos en materia de recursos
forestales para definir incentivos y articular la propuesta REDD a instrumentos de planeación y mecanismos económicos y fi nancieros.

En conjunto estas son solo acciones previas a la implementación de REDD, esquema que puede llegar a ser una aguda estrategia para el control de los bosques, selvas y otros ecosistemas fundamentales para el ciclo hídrico en el país.

 

Filosofía de las ONGs pro-mercado

En la actualidad, el capitalismo que se precie necesita de muchas “relaciones públicas”, de abrir nuevos mercados de la mano de asociaciones locales que le hagan propicia su entrada, desactivar las resistencias de los damnificados y activistas anticapitalistas, desprestigiar al Estado (no anularlo pues ha de salvarlo de las crisis y mantener “la chusma a raya” como diría Chomsky), legitimar a las grandes empresas y a los ricos con sus obras filantrópicas… y seguir con los negocios como es habitual, es decir intentando las máximas ganancias y convirtiendo todo en economía de mercado, incluidos los bienes públicos y los comunes

 

Según Bill Drayton, fundador y director ejecutivo de Ashoka,una fundación que financia proyectos ambiéntales, de desarrollo etc. “la colaboración entre las empresas y los emprendedores sociales pueden crear y ampliar los mercados a una escala no vista desde la Revolución Industrial. Estos mercados alcanzarán a todos, pero especialmente a los 4 mil millones de personas que todavía no forman parte de la economía formal del mundo. La colaboración entre empresas y organizaciones de la sociedad civil ha llegado a un punto de inflexión: se está convirtiendo en un procedimiento operativo estándar. De hecho, creemos que si usted no está pensando en esa colaboración pronto será culpable de una conducta estratégica incorrecta” (ver). (Harvard Bussines Review, 2010)

Toda esta nueva retórica de emparentar a empresarios con activistas sociales está bien recogida en dos documentos ideológicos, de otras entidades, que perfilan este nuevo rol que se quiere asignar, desde el capitalismo, a ONGs y movimientos sociales.
Uno es el titulado “Las ONG del siglo XXI. En el mercado por el cambio” , aparecido en 2005, realizado entre otros por el Glogal Compat de NNUU, patrocinado por multinacionales y difundida en castellano por la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) con la financiación de Avina( Fundación Internacional asociada de Asoka). En él se concluye que las ONG “deben darse cuenta que los mercados son fundamentales para su futuro. Los mercados se están convirtiéndose en canales legítimos para el cambio social”.

 

El porque de este quien es quien

Este breve informe tiene como propósito informar sobre la estrategia de cooptación de organizaciones sociales por parte de los promotores de la economía verde para reflexionar sobre cómo nos financiamos y con quiénes podemos trabajar en conjunto.